NOTAS DE PRENSA Y ARTÍCULOS DE OPINIÓN

Confederación de Sindicatos de Trabajadores
y Trabajadoras de la Enseñanza – Intersindical
Carretas, 14-7º E-F 28012 Madrid Telf: 915322264
Fax: 915322280 stes@stes.es - www.stes.es

EL PROFESORADO IGNORADO EN LA LOE

Al proyecto de LOE se han presentado en el Senado más de 900 enmiendas. Hay numerosas enmiendas del PP, que tienen pocas posibilidades de ser aprobadas, y de CiU, que tienen más posibilidades de ser aceptadas por el PSOE; estas últimas enmiendas van en línea de apoyar todavía más a las patronales de la enseñanza privada. Estas enmiendas se verán en la Comisión de Educación los días 13, 14 y 15. Es muy posible que el Pleno apruebe la LOE el día 22.
Desde la Confederación de STES-intersindical queremos denunciar la situación en la que puede quedar el profesorado en esta nueva ley de educación, sino se aceptan algunas de nuestras enmiendas.

Desde STES denunciamos que pese a las declaraciones grandilocuentes sobre su papel en la nueva ley, el profesorado es el gran ausente en la misma. Una ley es una buena ocasión por mejorar el sistema educativo, pero también por mejorar las condiciones de los profesionales que día a día aseguran su funcionamiento. El resultado de la ley, mucho humo y pocos compromisos.

Los artículos de la Ley Orgánica de Educación (LOE) que se refieren al profesorado no aportan novedades dignas de tal nombre, sino que, al contrario, hay algunas, como el autorizado aumento de las ratios en zonas con problemas de escolarización y la disminución de su capacidad de influencia en al elección de la directora o del director, que suponen un retroceso en lo que existía hasta ahora. Se ha desaprovechado una magnífica oportunidad de conseguir mejoras demandadas por el conjunto del profesorado que hubieran animado al colectivo ante la aplicación de una nueva ley.

Al inicio del debate sobre el proyecto de LOE, el MEC y algunas organizaciones sindicales firmaron un “Acuerdo sobre condiciones sociolaborales del profesorado”; alguien sabe algo de este acuerdo?

El texto del Acuerdo se remitió a las organizaciones sindicales y, cinco días después, en la Mesa Sectorial de Educación se aprobó. Y el profesorado sin enterarse, sin poder opinar sobre lo que firmaban en su nombre.

El veinte de octubre de 2005, la Ministra y los representantes de los sindicatos firmantes se hicieron la foto y la prensa lo recogió como lo que era, un apoyo de todas las organizaciones sindicales, menos de STES-i, a los aspectos referidos al profesorado de la enseñanza pública en la LOE. El MEC intentaba asegurarse la inmovilización del sector durante el trámite parlamentario de la LOE, y lo hacía apoyado por las organizaciones sindicales que salían en la foto de la firma.

De los 10 apartados del Acuerdo, los referentes a formación permanente, reducción horaria y salarial para mayores de 55 años, promoción del profesorado y jubilaciones anticipadas (excepto el aumento en la gratificación), no suponen avances sobre lo que hay actualmente. Lo firmado sobre las jubilaciones anticipadas fue superado en el trámite parlamentario de la ley, incidiendo en su carácter de pésimo acuerdo El apartado referente a la negociación del futuro Estatuto de la Función Pública Docente es una simple promesa del MEC, que no supone nada ni concreto, como se está demostrando en la comisión creada al efecto. La forma de acceso acordado no sólo no solucionará el problema del colectivo, sino que le perjudicará gravemente. Además en contra de lo que afirmaba el cuerdo, no se podrá poner en marcha este curso.

Las cantidades necesarias para pagar el complemento económico que figuran el Acuerdo no aparecen en la Memoria Económica que acompañaba a la LOE. Y en las Consejerías de Educación afirman que si no hay fondos directos y claros del MEC para abonar este complemento, pues que no se abonará. Desde STES-i si que vamos a insistir al MEC en que transfieran el dinero para que se pague a todo el profesorado este complemento, que no aparece como general para todo el profesorado y que abre, por primera vez en un acuerdo estatal, el camino a un nuevo sistema de relaciones laborales, con retribuciones arbitrarias.

La mayor parte de las medidas firmadas deben ser negociadas, aprobadas y aplicadas por las comunidades autónomas con los sindicatos representativos de cada autonomía. ¿Cómo es posible que haya sucedido esto? Se firma un documento en Madrid que afecta las autonomías, sin que estas hayan metido baza. Si al final los temas acordados en Madrid se han de negociar en cada una de las administraciones autonómicas estamos igual que al principio: cada autonomía hará lo que considero oportuno, según su realidad, de las negociaciones autonómicas y de los compromisos firmados con anterioridad.

Llegados a este punto, hace falta preguntarse ¿qué gana el profesorado de la enseñanza pública con la firma del Acuerdo? La respuesta es: poca cosa. Con la firma del acuerdo el ministerio y algunos sindicatos pretendían esconder que la LOE silencia las reivindicaciones del sector. Ni siquiera se incorporan las promesas programáticas del PSOE ni de sus socios parlamentarios. El acuerdo era una cortina de humo.

Pero el Senado todavía está a tiempo de mejorar la LOE y hacer que sea una ley que fortalezca la escuela pública y mejore las condiciones de trabajo del profesorado.

Augusto Serrano,
del Secretariado de la Confederación de STES-i

7 de marzo de 2006

© Confederación de STEs-Intersindical