NOTAS DE PRENSA Y ARTÍCULOS DE OPINIÓN

Confederación de Sindicatos de Trabajadores
y Trabajadoras de la Enseñanza – Intersindical
Carretas, 14-7º E-F 28012 Madrid Telf: 915322264
Fax: 915322280 stes@stes.es - www.stes.es

CARTA ABIERTA AL PRESIDENTE DEL GOBIERNO Y SECRETARIO GENERAL DEL PSOE

Sr. Rodríguez Zapatero:

Nos dirigimos a Vd. cuando se cumplen dos años del triunfo del PSOE en las elecciones generales y de su nombramiento como Presidente del gobierno y lo hacemos para decirle que el proyecto de ley de educación, que está en trámite parlamentario en el Senado, no cumple en numerosos aspectos el programa electoral con el que Vd. y su partido ganaron dichas elecciones.

Su programa electoral daba contestación a la política educativa que venía aplicando el PP en los años anteriores y, sobre todo, a la mal llamada Ley de Calidad (LOCE), sin embargo, el proyecto de LOE no refleja diversos aspectos que sí que figuran en su programa electoral, entre los que queremos señalar los que siguen.

No sólo no se refleja ni en el espíritu ni en la letra del proyecto de ley, el primer objetivo que se marcaba el PSOE en su programa, que la enseñanza pública debía ser el “eje vertebrador del sistema educativo”, lo que “exige que las administraciones públicas le otorguen una atención prioritaria”; sino que, al contrario, por primera vez en la historia de la educación española, el Estado hace dejación en una ley orgánica de una de sus obligaciones fundamentales. Se dice en el Preámbulo de la ley, y se repite en el art. 108.4, que “El servicio público de la educación puede ser prestado por los poderes públicos y por la iniciativa social, como garantía de los derechos fundamentales de los ciudadanos ”; el Estado abandona una de sus obligaciones y el gobierno se salta la Constitución que dice en su art. 27.5 que “Los poderes públicos garantizan el derecho de todos a la educación”, cómo pretenden que la “iniciativa social”, la enseñanza privada, garantice un derecho fundamental como es la educación cuándo su objetivo es o ganar dinero o adoctrinar?. Pero no sólo es esta grave cesión: se pretende igualar en todo a las dos redes, pública y privada, que son muy diferentes, como Vd. bien sabe, en cuanto a su origen, objetivos, gestión, admisión del alumnado, contratación del profesorado…, con el objeto de que la red privada concertada reciba todo tipo de sobredotación económica y de personal, como se recoge en tanto en distintos apartados de la Ley como en los Presupuestos Generales del Estado.

Proponían en su programa “Programas integrales de compensación educativa”, con distintas medidas entre la que destaca “la reducción de la ratio a 15 alumnos por aula, en aquellos niveles (…) y situaciones concretas de déficit que lo precisen”, y, sin embargo, el proyecto no contempla estas medidas y sí el aumento de las ratios en un 10% cuando exista demanda del alumnado.

Su Programa planteaba la autonomía de los centros “en la organización y funcionamiento de los centros” y en la “organización del tiempo”, así como “incrementar el tiempo específico destinado a la función tutorial”, como factor de calidad, y en el proyecto de ley no se contempla. Planteaban la necesidad de “recuperar la elección democrática” de los equipos directivos “como factor de calidad y mejora de la participación”, y el proyecto sigue manteniendo la participación de la administración en una elección que, por este motivo, deja de ser democrática.

En cuanto al Profesorado, cabe destacar que se comprometían a formalizar un “Contrato con el Profesorado”, entendemos que con todo el Profesorado, con contenido diverso y en la ley se especifican aspectos contrarios, dado que no se garantiza a todo el profesorado “un sistema de incentivos salariales” y ahora quieren que sea sólo para unos pocos. Proponían Vdes. en su programa lectoral la reducción de las “horas lectivas de la jornada del profesorado mayor de 55 años, sin merma en sus retribuciones” y ahora el proyecto de ley dice que es con reducción de retribuciones. Su partido propuso hace

Sobre la religión confesional en la enseñanza, decían que iban a “potenciar (…) una escuela pública y laica en los términos del artículo 27 de la Constitución”, y, sin embargo, en la ley se dice que se ajustará al Acuerdo con la Santa Sede (acuerdo que, como Vd. bien sabe, no resistiría su paso por el Tribunal Constitucional) y a los acuerdos con otras confesiones.

En el programa electoral del PSOE, recordará Vd., figura el compromiso era llegar en esta legislatura a la media de la Unión Europea y, sin embargo, en el proyecto de ley se dice que alcanzaremos la media de la Unión Europea en los próximos 10 años. No entendemos, y creemos que la mayor parte de las personas que les votaron tampoco, cómo el octavo país más rico del mundo tardará todavía 10 años –hasta 2016- en equipararse con la media de los invierten en educación otros países con menos recursos. Y luego seguirán comparando resultados y diciendo que la educación es una prioridad.

El talante negociador del que Vd. y su gobierno hace gala no se refleja en el Ministerio de Educación, dado que no se reúne la Mesa Sectorial desde hace más de cinco meses y sólo consultan a las organizaciones que pueden parecer más afines, marginando a la representación del profesorado.

Queremos, por último hacerle una breve reflexión y las peticiones que de ella emanan. El Programa Electoral de un partido es el contrato que este partido realiza con el conjunto del electorado antes de las elecciones y que está obligado a cumplir, por respeto democrático a sus votantes y a toda la ciudadanía, si llega al gobierno.

Por este respeto democrático, le pedimos que inste al MEC a que negocie en la Mesa Sectorial, que no cedan a las presiones de la derecha y de las patronales de la enseñanza privada. que cumpla el programa electoral que le llevó al poder, y que la nueva ley de educación, que todavía puede ser modificada, sirva para fortalecer la escuela pública y para mejorar las condiciones de trabajo en la enseñanza.

Beatriz Quirós y Augusto Serrano,
por el Secretariado de la Confederación de STES-intersindical.
Madrid, marzo de 2006

© Confederación de STEs-Intersindical