COMUNICACIÓN ->Comunicados de prensa


STEs-i rechaza la pastoral de los obispos y recuerda la necesidad de una escuela laica
 

6-2-04

En la Confederación de STEs-i queremos unir nuestra voz a la de todos los colectivos que ya han mostrado su repulsa a la última pastoral de los obispos españoles. Considerar la violencia doméstica como un “fruto amargo” de la revolución sexual pone de manifiesto la interpretación que la jerarquía eclesiástica hace de la libertad de las personas y de la lucha por sus derechos. La revolución sexual contribuyó, y gracias a las luchas llevadas por las mujeres, por los homosexuales... a que recuperáramos nuestro cuerpo, nuestro derecho a decidir cómo, cuándo y con quién queremos compartir nuestro amor y nuestros deseos, cuántas hijas e hijos queremos tener -si queremos-. La recuperación de nuestros derechos, como personas y como ciudadanas, nos han costado y nos están costando mucha energía, mucho esfuerzo, e incluso nuestra vida.

La violencia no la generamos nosotras y nosotros luchando por nuestros derechos y dignidad, sino instituciones como la que los obispos representan, que pretenden mantener a las mujeres en una situación de sometimiento y subordinación al marido, y les niega al colectivo homosexual sus derechos civiles: matrimonio, adopción de hijas e hijos, etc. No en vano la iglesia católica sigue siendo en el siglo XXI, junto con el ejército, el máximo modelo de institución patriarcal, con sus estructuras fuertemente jerarquizadas, y su exclusión de las mujeres de los puestos de poder y decisión.

Consideramos esta pastoral, plagada de falta de respeto hacia los colectivos más desfavorecidos y discriminados de nuestra sociedad, un argumento más, y no poco contundente, a favor de nuestra defensa de la escuela laica. Y es que nos parece inadmisible que se pague con dinero público el adoctrinamiento de la infancia y la juventud en los centros docentes, desde valores que promueven la falta de respeto a la libertad y los derechos de las personas. Si el sentido de la educación es desarrollarnos íntegramente como personas, sin discriminaciones, y desde valores de paz y respeto, nada más lejano al mismo que la actitud de la jerarquía de una iglesia que por desgracia tan bien sintoniza con las políticas del Partido Popular que, lejos de abrir sus miras a los valores de una sociedad democrática y plural, se enquista en un pasado autoritario y oscurantista.

Secretariado Confederal de STEs-i


© Confederación de STEs-Intersindical